Un servicio de Valencia Marítima
Miércoles, 22 de mayo de 2024

Transporte Terrestre

ASTIC da la bienvenida a Óscar Puente como nuevo ministro de Transportes y enumera los retos a afrontar en el transporte por carretera
VM, 21/11/2023

La Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), decana de las patronales del transporte profesional terrestre en España, da la bienvenida a Óscar Puente como nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, confiando en que el nuevo ministro sitúe al transporte por carretera entre sus prioridades dado su carácter estratégico y vertebrador de la economía tanto a nivel nacional como internacional.

«Desde esta patronal nos gustaría agradecer a la saliente ministra del ramo, Raquel Sánchez, su labor al frente de esta cartera desde julio de 2021, un periodo en el que nuestro sector ha conseguido materializar reivindicaciones históricas por las que llevábamos años luchando como la prohibición de la participación del conductor en la carga y descarga de las mercancías, salvo algunas excepciones; la obligatoriedad de revisar automáticamente el precio del transporte en los supuestos de variación del precio del combustible; la reducción de los tiempos de espera de los conductores en las áreas de carga y descarga; o el reciente compromiso de no imponer peajes en 2024», destaca Ramón Valdivia, vicepresidente ejecutivo de ASTIC, quien agrega que «nuestra prioridad ahora es continuar avanzando dentro del marco legislativo impulsado en 2022 tras los acuerdos alcanzados entre el Ministerio de Transportes y el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), máximo órgano de representación del sector formado por las asociaciones nacionales de transportistas».

Son múltiples los retos a los que se enfrenta el transporte por carretera en nuestro país. Unos desafíos que a partir de ahora estarán en la agenda del nuevo ministro: armonización legislativa europea y nacional (desde la calendarización de las restricciones a la circulación de camiones hasta las características de pesos y dimensiones de los vehículos); medidas urgentes para paliar la escasez de conductores profesionales (necesitamos unos 15.000 transportistas de mercancías y 6.000 de pasajeros. Unas cifras que se dispararían hasta superar los 100.000 profesionales del volante para 2028, si tenemos en cuenta que más del 70 % de los chóferes de camión en activo supera los 50 años y que no hay relevo generacional que cubra estas jubilaciones); creación de áreas de descanso y parkings seguros y confortables para camiones (en nuestro país hay cerca de 100 áreas de servicio sin vigilancia específica en autopistas y autovías y unos 40 parkings con medidas de seguridad, a pesar de que la UE establece que debería haber, al menos, uno cada 100 kilómetros).

Asimismo, este sector demanda corredores específicos para el transporte de mercancías 24/7 sin restricciones a la circulación; aligerar la asfixiante carga impositiva y de costes sociales (el transporte por carretera desembolsa 12.000 millones de euros anuales a las arcas públicas, la mayor parte procedente del Impuesto Especial sobre los Hidrocarburos); e impulsar el crecimiento empresarial para acabar con la hiperatomización del sector (España cuenta con más de 100.000 empresas de transporte de carga, una fragmentación que tiene como consecuencias una menor productividad sectorial, un potencial de crecimiento muy bajo, debilidad a la hora de negociar con clientes y proveedores y poco atractivo para atraer a las nuevas generaciones a la profesión de transportista).

En la hoja de ruta del nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible sería clave que también se le dedicara un espacio prioritario al impulso de la intermodalidad entre los diferentes modos de transporte (terrestre, aéreo y marítimo) para construir una verdadera red intermodal, que sea eficaz y eficiente; y a la consecución de una transición energética realista, justa e inclusiva. «Reclamamos neutralidad tecnológica de forma que se incentive el uso de un mix energético que, además de la electricidad, también contemple el hidrógeno verde, el gas natural vehicular y los combustibles renovables. Es clave que no discrimine ninguna de estas energías limpias para que sean las propias empresas las que decidan libremente qué energía ‘verde’ utilizar para propulsar sus camiones, autobuses y furgonetas, según recorran rutas internacionales, nacionales o de última milla», indica Valdivia.

El sector español del transporte por carretera, que cuenta con un parque de aproximadamente 360.000 camiones, es el responsable de transportar el 96 % de las mercancías que se mueven en España en términos de toneladas.km. (sólo el 4 % corresponde al modo ferroviario). El 75 % de las mercancías que nuestro país exporta a la UE se traslada por carretera. Y si nos centramos en nuestras exportaciones hortofrutícolas hacia nuestros socios europeos hasta un 94 % también viaja en camiones españoles.