Un servicio de Valencia Marítima
Domingo, 23 de junio de 2024


El Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat prueba el sistema de reconocimiento facial en el proceso de embarque, con la integración de la autofacturación del equipaje
VM, 16/12/2021

Aena, junto con Vueling y el grupo de empresas tecnológicas formado por Easier, IDEMIA, Indra, Materna-ips y Mobbeel, ha puesto en marcha una prueba piloto de embarque a través del reconocimiento facial en el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat. Es la primera vez que se realiza en Europa integrando en un solo proceso todos los pasos a llevar a cabo por un pasajero en un aeropuerto, incluyendo como novedad la facturación de la maleta. El objetivo es que los pasajeros puedan realizar todo el recorrido hasta el avión sin necesidad de mostrar la documentación de identificación. pic

Basado en una tecnología de identificación a través del reconocimiento de las características físicas e intransferibles de las personas, los equipos de sistemas biométricos se han ubicado en la zona de facturación, permitiendo autofacturar el equipaje; en el acceso al filtro de seguridad y en la puerta de embarque, donde se validarán los datos biométricos del pasajero, sus rasgos faciales (imagen de su cara) y documentación (el DNI o pasaporte). Esto permite agilizar el proceso y aumentar la seguridad desde que el viajero se registra online en su casa hasta que coge su vuelo. La validación de documentación con datos biométricos se realiza una sola vez durante el piloto, siempre que el pasajero dé su consentimiento para posteriores
vuelos.

Actualmente Aena es la única propietaria de la base de datos biométrica y, por tanto, responsable de su gestión, y la información obtenida es tratada de acuerdo al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) establecido en Reglamento Europeo 2016/679 relativa al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de dichos datos.
Proyecto conjunto de Vueling y Aena.

Este proyecto de colaboración entre Vueling y Aena se inició hace varios meses con pasajeros de la aerolínea en la ruta Barcelona-Málaga. Se trata de la prueba piloto más completa que se está realizando en un aeropuerto de Aena, ya que incluye tecnología biométrica en 4 procesos del viaje: check-in, facturación de equipaje, filtro de seguridad y embarque.

Para poder acceder al avión “por la cara” el pasajero debe acceder a la app de Aena, entrar en al apartado de “reconocimiento facial” y completar el formulario. El registro también se podrá realizar físicamente en el Aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona-El Prat en dos quioscos
situados frente a la puerta B35 y en la zona de autofacturación de Vueling.

Así, los pasajeros podrán acceder de forma exclusiva tanto a los filtros del control de seguridad como a la puerta de embarque en la ruta Barcelona- Málaga y disfrutar de un acceso más ágil. pic

Además, tendrán la opción de dejar su maleta en la cinta de autofacturación sin agente
(self bag drop), simplemente con el reconocimiento facial.

Los pasajeros pueden formar parte de este programa piloto de manera voluntaria y viajar de una forma más ágil, eficiente y sin contacto.

La directora de Innovación, Sostenibilidad y Experiencia Cliente y CGO de Aena, Amparo Brea, ha señalado que “este proyecto, enmarcado en el Plan Estratégico de Innovación de Aena, es el último paso de un conjunto de actuaciones lideradas por la compañía desde principios de 2019 y dirigidas a probar el uso de sistemas biométricos en distintos puntos del aeropuerto.

Estamos convencidos de que esta tecnología supondrá una importante mejora de la experiencia del pasajero en nuestros aeropuertos y estos proyectos nos permiten avanzar en su despliegue. Ponemos a disposición de los pasajeros herramientas que permiten adelantar parte de las comprobaciones de documentación que se realizan actualmente en los trámites aeroportuarios, para que su paso por el aeropuerto resulte más seguro, fluido y cómodo”.

Según Calum Laming, Chief Customer Officer de Vueling, “poder ofrecer una experiencia biométrica tan completa confirma nuestra voluntad de mejorar la experiencia de nuestros clientes en el aeropuerto, y además favorece un flujo de clientes mucho más ágil y moderno.

Este es un proyecto con un elevado componente tecnológico, un elemento clave en Vueling Transform y en nuestra estrategia de digitalización para mejorar el servicio y para que los clientes puedan gestionar con mayor autonomía y flexibilidad su experiencia de viaje”. De esta manera, Vueling se ha convertido en la primera aerolínea en Europa en ofrecer una experiencia
completa de viaje sin contacto gracias al uso de la tecnología biométrica.

Por otro lado, las empresas encargadas de desarrollar, suministrar e instalar el equipamiento necesario para la realización de la prueba han utilizado sistemas automatizados que incluyen tecnologías avanzadas de validación documental y biométrica, que optimizan el rendimiento en el tiempo de acceso de los pasajeros.