Un servicio de Valencia Marítima
Domingo, 03 de marzo de 2024


Francisco Roca Monzó: “Todos los que trabajamos para nuestro puerto hemos construido un bloque de amor y esfuerzo diario en favor del mismo”
El pasado 5 de junio Francisco Roca Monzó cumplió noventa años. Setenta y tres de ellos está vinculado estrechamente con una de sus grandes pasiones, la mar y el puerto de Valencia. Hablar con Roca Monzó enseña a entender el puerto y contagia su cariño por él
VM, 15/06/2021

¿Cuáles fueron sus inicios en el sector portuario?
A los 17 años, cuando acabé el Bachiller, entré a trabajar en la Agencia de Aduanas Hijo de Antonio Montesinos, sería por el año 1948. En dicha Agencia aprendí el trato con el cliente.

Dada la pasión que yo sentía por la mar, me responsabilizaron del despacho de Aduana, Comandancia y Sanidad de los buques de Naviera Pinillos ya que su Delegación en Valencia había externalizado dicho trabajo, en favor de la Agencia donde yo trabajaba.

Esto me permitió conocer el puerto y los barcos. Me matriculé en la Escuela de Náutica de Barcelona. Como estudiaba de noche cuando el trabajo me lo permitía, fui aprobando asignaturas lentamente. Conseguí el cargo de Apoderado en la Agencia de Aduanas, pero mi deseo era embarcarme para realizar los dos años de prácticas y conseguir el título de Piloto y luego Capitán. Finalmente, no pude embarcar de Agregado y me di de alta como Consignatarios de Buques el 1de Septiembre de 1961.

pic
Francisco Roca Monzó, en las oficinas de Roca Monzó, S.L

¿Qué fue lo que le motivó para estudiar náutica?
Creo que se deduce de mi anterior contestación. Siempre la mar me ha atraído mucho. En el puerto yo era feliz. A bordo de los barcos de Pinillos, que cargaban carga general con destino a Canarias, también aprendí sobre operaciones de embarque y estiba de carga general. Empecé a hacer amigos de gente relacionada con el puerto y otros empleados de diferentes Agencias de Aduana.

pic
Con tres presidentes de la Asociación Naviera Valenciana: Alfredo Arlandis, Pedro Navarro y José Vicente Martínez



¿Cómo lograba compaginar los estudios y los viajes a Barcelona?
Como he indicado, estudiaba por la noche o cuando podía. La carrera de Náutica normalmente se hacía en tres años. A mi me costó cinco. Porque estudiaba por libre y cuando podía.

Otro tema eran los viajes a Barcelona. En aquel entonces había una gran flota de “pailebots” (goletas de casco de madera a motor), que navegaban entre Valencia / Barcelona / Valencia, llevando toda clase de carga general. Atracaban en el muelle Aduana. Con la finalidad de no pedirle dinero a mi madre (viuda y con cuatro hijos), cuando tenía que ir a Barcelona yo les pedía a los patrones si me podían llevar gratis. Siempre me aceptaron todos.

pic
Inició su actividad como consignatario de buques el 1 de septiembre de 1961



También había dos pequeños buques de casco de hierro. el “Carmen” y el “Santa Elena”.

Atracaban en el Tinglado 3. Mi gran amigo Vicente Jimenez, que también estudiaba Náutica en Barcelona, me dijo que su padre, que era Patrón de Cabotaje, nos había preparado el viaje en el “Santa Elena”. Así fue. Salimos de Valencia a última hora cuando acabamos de cargar a tope.

Al día siguiente, teníamos todo el día de navegación. A mediodía el cocinero de a bordo nos preguntó si queríamos comer algo, pero le dijimos que no pues nos daba apuro ya que nos llevaban gratis. El barco tenía el puente a popa y habíamos cargado una gran cubertada de basquets de naranjas debidamente tapada con encerados y bien trincada. Por la cubierta habían dejado un túnel que llegaba hasta el castillo de proa. Vicente y yo nos metimos por el túnel y pasamos a un callejón de ventilación a babor, donde nos situamos y empezamos a comer naranjas tomándolas de diferentes basquets, para que no se notara la sustracción. Las encontramos deliciosas.

pic
Varios buques operando en Valenciaen la concesión de Roca Monzó



Las cortezas las tirábamos a la mar por un imbornal que había cerca. Las veíamos flotar y luego irse hacia popa, dada la velocidad del barco. Comimos muchas, muchas, naranjas.

Aquello era nuestra comida y cena. De repente oímos pasos de alguien que venía por el túnel.

Se nos acercó un marinero y nos dijo: “de parte del patrón que no coman ustedes tantas naranjas que les pueden sentar mal”.

pic
Un buque de la flota de Prudential Lines



Nos quedamos de piedra, mudos. No habíamos calculado qué al tirar continuamente las cortezas a la mar, desde el puente las estaban viendo flotar e irse por la popa......

Háblenos de la primera naviera que cogió la agencia ¿Cómo lo consiguió?
Cuando empecé logré que la firma alemana fletadora Claudio J. Nansen con sede en Madrid, a la que le pedí trabajo, y que tuviera confianza conmigo. Ellos operaban una autentica línea regular semanal con buques fletados, desde Valencia, Burriana, Cartagena a UK. Bajaban con carga general (vehículos, coches, piezas de repuesto, etc.), luego la casa Gimeno les llenaba los buques de fruta para UK. El Consignatario en Valencia de la casa Gimeno era: García del Moral La Roda.

pic
Oficinas de la compañía en las épocas de mása actividad



Para ayudarme, Nansen me dijo que yo les podía buscar carga general desde UK a Valencia. Me enseñaron a cerrar carga con un “booking note”. Pactamos una comisión y me lancé a buscar carga. Me ayudaron mucho mis amigos que conocí de varias Agencias de Aduana. Cada vez yo cerraba más carga southbound. A través del manifiesto pude comprobar que en un buque que se llamaba “Cibeles”, yo había conseguido aproximadamente el 80 % de toda la carga que traía.

Entonces decidí ir a hablar con Don Alfonso Olcina, Director de la casa Gimeno en Valencia, para pedirle la consignación de entrada de estos buques. Pues yo entendía que la merecía. Por supuesto, García del Moral La Roda debía seguir haciendo la consignación de salida. El Sr. Olcina me dio un rotundo “no”. Tampoco dio crédito a que yo hubiese cerrado el 80% de la carga que iba a descargar el "Cibeles". Como yo llevaba conmigo los originales de los “booking notes” y se los enseñé, me tuvo que creer. Sin embargo, no cedió en concederme la consignación de entrada de los buques de Nansen. Me fui muy disgustado y triste.

pic
Con directivos de UASC



Pasadas unas semanas me llamó por teléfono, quería hablar conmigo. Me dijo que a través de sus subagentes en Barcelona, Gimeno eran los Agentes de la Compañía norteamericana Prudential Lines, pero que nunca habían venido a Valencia. Pero ahora querían escalar . Me dijo que su firma Gimeno, eran cien por cien fruta, y no les interesaba la carga general. Que si me podía interesar a mí. Por supuesto que le dije que SI. El Sr. Olcina me preparó una entrevista con Don Antonio Combalía que me llamó para que fuese a Barcelona, para conocerme e informarse de mi “empresa”.

En Barcelona, Don Antonio Combalía me hizo mil preguntas pues tenía que informar a New York sobre los nuevos puertos de escala. El asombro del Sr. Combalia fue enorme cuando al preguntarme “¿cuantos empleados tiene su empresa?” Le contesté que ninguno que era yo solo. Su asombro siguió en aumento cuando me pregunto “¿cuánto tiempo lleva usted como consignatario de buques?” Le dije que menos de un año. Su asombro no tenía límites. Me tuvo todo el día con él, sometiéndome a un interrogatorio continuo. Finalmente, me dijo que recomendaría a New York el cambio en Valencia a favor de Francisco Roca Monzó. Así conseguí la representación de Prudential Lines.

pic
Inició su andadura profesional a los 17 años



Hablar de Roca Monzó es también hablar de UASC, una compañía con la que ha tenido una sólida y duradera relación ¿Cómo fue la experiencia de ser su agente más de cuarenta años?
Estábamos suscritos al LLOYD'S de Londres y leí la noticia de que se estaba formando una compañía Armadora de Buques entre seis países árabes para asegurarse las importaciones a dichos países. La dirección la indicaban en Liverpool y el nombre de constitución: Kuwait Shipping Co. llamé inmediatamente a Liverpool y el Director Mr. Kem Porter me atendió amablemente. Pero me dijo que el tema todavía estaba empezando que tardaría, cierto tiempo a formarse la Compañía y a tener barcos propios que se comenzaban a construir, en aquel entonces. Cada tres meses yo le llamaba a Mr. Porter. Al final aceptó que le visitase en Liverpool. Fue un encuentro muy atento y cordial. Me prometió que él me diría algo cuando la Compañía comenzase. Así lo hizo en agosto de 1975 cuando empezase a operar. Me volvió a llamar a Liverpool. Me preguntó cuanta carga podíamos tener para el primer buque, "Al Farwaniaw”, próximo a cargar en el Mediterráneo. Yo le dije que para ser el primer buque debían tener confianza en nosotros. Así lo hicieron y fue un éxito la primera escala y las siguientes. La dirección cambió a Londres con diferentes managers pero nuestra relación fue siempre excelente. Fuimos nombrados Agentes Generales para toda España y Portugal,
hasta julio de 2010 que decidieron establecer su propia Oficina Delegación en España, a lo cual colaboramos con gran parte de nuestro personal y el local nuestro.

pic
Roca Monzó, en sus comienzos en 1961


Ha tenido la oportunidad de conocer realidades muy diferentes del puerto de Valencia ¿Qué puerto encontró cuando iniciaba su actividad?
El puerto era muy pequeño. No se parecía en nada al actual. El faro estaba instalado al final del Dique Norte, siendo su punto más al Este. El actual “Muelle Norte” (Xitá) era una isla. Solo se podía acceder con las golondrinas. La dársena interior (Hoy Marina de Valencia) absorbía gran parte del tráfico del puerto. El muelle de Levante era muy estrecho, (posteriormente se ensanchó como está hoy). El puerto por el sur solo llegaba hasta el muelle de Poniente.

La Junta de Obras del Puerto mandaba y dirigía el puerto realizando el servicio de “embarque” de todas las mercancías. Las empresas estibadoras solo podían hacer la estiba, desestiba, desembarque, recepción y entrega. Esto tengo entendido que era así debido a que recién acabada la Guerra Civil el Gobierno tenía mucho interés en que se hiciesen unos embarques de naranjas.

Pero el puerto estaba prácticamente destruido y desorganizado por los continuos bombardeos nacionales. Entonces el Gobierno de Madrid dijo que la Junta de Obras del Puerto hiciese el “embarque” de las naranjas. Esta situación duró muchos años, hasta que finalmente logramos rescatar el “embarque” para las empresas estibadoras.

Recuerdo que en el puerto se oían continuamente las sirenas de los barcos. Con dos tonos bien diferenciados según los barcos fueran a vapor o motor. Tres pitadas largas era que pedían Práctico. Dos largas y una corta pedían un remolcador. Dos largas y dos cortas pedían dos remolcadores, etc. Dia y noche siempre se escuchaban las sirenas de los barcos. Hasta que un día a media mañana, se hizo un silencio sepulcral. El puerto se quedó mudo. El silencio era sobrecogedor. Vivíamos en la calle de la Reina. Mi madre me envió urgente al puerto a preguntar que pasaba. Pero al principio de la calle de la Reina ya había grupos de gente asombrada del silencio. Me acerqué y me informaron que el Comandante Militar de Marina había dado la orden de que cesaran todas las sirenas de los barcos en puerto porque le molestaban ..... Eran tiempos de post-guerra y el Comandante Militar de Marina mandaba mucho en el puerto....Aquello en principio fue un caos. Por ejemplo, llamar a la caseta de Prácticos situada en el Muelle de Llovera, se convirtió en una odisea, pues el cable de la línea telefónica era aéreo, iba suspendido en postes a lo largo de todo el Muelle de Levante y continuamente se estaba averiando por los temporales de Levante que entonces eran mucho más frecuentes que ahora y duraban varios días cada uno.

¿Y qué opina del presente? ¿Qué cree que necesita para seguir siendo un puerto líder?
Mi opinión del puerto actual es buena. Pero no debemos dormirnos, tenemos una gran competencia de otros puertos. Hay que seguir luchando duro. En realidad un puerto es un binomio de “barcos y carga”. La obligación de todos nosotros, es lograr que tanto el barco (Armadores) como la carga (exportadores/importadores), queden siempre satisfechos de nuestros servicios. Hay que volcarse en ello.

Con respecto a lo que necesitamos para seguir siendo líderes, en primer lugar opino, que algunos de nuestros políticos deben documentarse bien. Que no se interfieran negativamente en el desarrollo del puerto. Estos políticos deben saber que no se trata de una “ampliación” del puerto, sino simplemente “construir una terminal de contenedores en la dársena Norte, totalmente terminada desde hace años”. Esta nueva Terminal Norte es absolutamente imprescindible para el crecimiento del Puerto. Las actuales tres Terminales de contenedores empiezan a estar saturadas .

Nuestro puerto necesita urgentemente construir dos grandes obras: La mencionada nueva Terminal Norte y su correspondiente acceso Norte. Ambas generarán centenares de puestos de trabajo que tanta falta nos hacen. El Acceso Norte, también reducirá el tiempo del transporte y la contaminación.

Otra cosa que necesitamos es que nuestras Autoridades del Puerto, no desfallezcan, que sigan luchando como lo están haciendo hasta ahora.

Yo creo que todos los que trabajamos para nuestro Puerto de Valencia, hemos constituido un bloque de amor y esfuerzo diario en favor del mismo. Todos hemos de seguir empujando al máximo de nuestras posibilidades . El que el puerto funcione, es debido al esfuerzo diario de TODOS.

¿Hay algún profesional de la comunidad portuaria del que guarde un especial recuerdo? ¿De quién ha aprendido más?
No puedo indicar a nadie en concreto. Siempre guardo un buen recuerdo de todos. A lo largo de la vida profesional, entras en contacto con muchas personas. En mi caso guardo un buen recuerdo de todos.

Con respecto a aprender, pienso que en la vida se puede aprender continuamente de todo y de todos. Pero para ello, uno debe abrir su mente y estar dispuesto a ello. Concretando su pregunta, de quien más aprendí profesionalmente fue de Mr. Robert Nicol, que era el Agente General de Prudential Lines, para todos los puertos del Mediterráneo, con sede en Génova . Profundo conocedor del negocio marítimo, del que siempre se aprendía algo....

PRIMER PLANO
Dígame un libro que le haya marcado. El que estoy leyendo, "Los 7 temas bíblicos mas importantes" de Hernán B. Ortiz.

Un viaje. A New Orleans con motivo de la botadura del "LASH ESPAÑA" (1973) .

UNA CANCION: "En mi viejo San Juan".

Una película: "Casablanca".

Una ilusión: Seguir viviendo en paz, hasta que Dios quiera.

Su mejor virtud. Eso lo deben decir los demás.

Su peor defecto. Mi fuerte carácter, que a veces no puedo controlar cuando las cosas no salen como yo deseo.

El mejor consejo que le han dado. Estar siempre dispuesto a ayudar a los demás.

El mejor consejo que ha podido o puede dar. La voluntad es el gran motor de la vida .