Un servicio de Valencia Marítima
Viernes, 31 de mayo de 2024

Transporte Terrestre

Los 4.300 centros CAP de España deberán establecer un sistema de control biométrico de sus alumnos antes del 1 de marzo
VM, 02/02/2021

En el año 2008 se introdujo en España la Directiva europea sobre formación de conductores profesionales, que estableció que para conducir un camión o un autobús, además de poseer los correspondientes permisos C o D, se exige obtener el llamado CAP o Certificado de Aptitud Profesional, que consiste en una formación obligatoria en un Centro autorizado, de 140 o 280 horas de duración en función de la modalidad acelerada u ordinaria por la que opte el alumno, que deberá renovarse cada 5 años mediante una formación CAP de reciclaje o continua.

A lo largo de estos 13 años de vigencia de la normativa de formación obligatoria de conductores profesionales se han impartido un total de 75.000 cursos de formación inicial de transporte de mercancías y viajeros, a un total de 279.000 alumnos, y más de 139.000 cursos de formación CAP continua, que han permitido reciclar a nada menos que un 1.190.000 conductores.

Para mejorar el control de este tipo de cursos, en el año 2019 se modificó el Real Decreto por el que regula dicha formación, estableciendo que los centros dispongan, antes del próximo 1 de marzo, de un sistema de control de acceso biométrico con el fin de facilitar el control de asistencia tanto en la parte de formación impartida en aula como de la formación práctica a bordo de los vehículos. Ello obliga a que los 4.300 Centros de Formación CAP que en la actualidad están autorizados implanten un sistema de control tecnológico de los alumnos que permita el envío diario del fichero informático generado por el sistema de control biométrico a la Administración al finalizar cada jornada del curso, debiendo asimismo conservar los registros de cada curso durante 1 año, a lo largo del cual permanecerán a disposición de los Servicios de Inspección de Transporte.

La pandemia derivada del covid-19 motivó al Ministerio a ampliar el sistema de control, permitiendo que éste se pueda llevar a cabo mediante reconocimiento facial, lo que reduce de forma significativa la posible transmisión del coronavirus, o combinar ambos sistemas en función de las necesidades del Centro, lo que se puede llevar a cabo mediante la tecnología Verificap ya disponible en el mercado.