Un servicio de Valencia Marítima
Miércoles, 01 de abril de 2020


El Short Sea Shipping busca un nuevo modelo para afrontar sus retos en 2020
Navieras, cargadores y operadores logísticos del sector del transporte marítimo de corta distancia coinciden en señalar la necesidad de buscar un nuevo paradigma que sirva para afrontar los retos que llegarán a partir del año 2020
VM, 23/11/2018

La nueva normativa, principalmente la ambiental, va a incidir en el transporte marítimo a partir de 2020, una normativa pensada más para el transporte interoceánico que para el Short Sea Shipping. A esto hay que sumarle la lentitud de los procesos para implementar medidas de apoyo al transporte marítimo de corta distancia y la poca introducción de las nuevas tecnologías en este sector.

pic
Álvaro Rodríguez Dapena, María José Rallo, Aurelio Martínez y Manuel Carlier

De todo esto se debatió durante el día de ayer en el puerto de Valencia en la Conferencia Anual organizada por la Asociación Española de Promoción de Transporte Marítimo de Corta Distancia, en la que participaron empresas navieras, operadores logísticos, Autoridades Portuarias y cargadores.

pic
Lluis Paris y Jaime González



Aurelio Martínez, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia; Manuel Carlier, presidente de SPC-Spain; María José Rallo, secretaria general de Transporte del Ministerio de Fomento; y Álvaro Rodríguez Dapena, director Técnico de Puertos del Estado, fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a la conferencia.

pic
Mario Massarotti, José García de la Guía, Juan Riva, Pilar Jurado y Juan Carlos Arocas



El presidente de Valenciaport quiso recalcar el crecimiento del transporte marítimo de corta distancia en los muelles valencianos, que el pasado año llegó a un 13% y a un movimiento de unas 200.000 plataformas. “La elección de Valencia para esta conferencia pone de relieve la importancia que el Short Sea Shipping está alcanzando en Valencia”, aseguró. Y es que la Autoridad Portuaria de Valencia prevé cerrar este ejercicio habiendo superado los diez millones y medio de toneladas en este capítulo.

Con todo, Martínez quiso poner el foco en la “poca atención” que desde Europa se le está dando a este tipo de transporte y los “inexistentes” proyectos sobre conexiones interportuarias dentro de la Red Ten-T. “No tiene sentido hablar de eficiencia y ventajas del transporte ferroviario sin incluir el transporte marítimo de corta distancia”, aseguró.

pic
Francesc Sánchez, Arancha Mur, Pilar Tejo, Carlos Giner y Agustín Fernández



Por su parte, María José Rallo aseguró que el TMCD será el “transporte del futuro” y recordó las crecientes exigencias medioambientales que desde Europa se están pidiendo para el sector marítimo.

Tras la inauguración, tomaron la palabra los protagonistas. En una mesa de debate moderada por Juan Riva, consejero delegado de Suardíaz, participaron Mario Massarotti, consejero delegado de Grimaldi; José García de la Guía, jefe de Tecnologías de la Información de la Autoridad Portuaria de Valencia; Pilar Jurado, directora de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria; y Juan Carlos Arocas, director comercial de Transitalia.

pic
Fernando Muñoz, Joaquín Segado, Mar Chao y Fermín Rol



En la actualidad, Grimaldi mueve unos 1.000 semirremolques diarios entre España e Italia, que podrían ser el doble a partir de 2020 con la docena de nuevos buques que la naviera recibirá. “Doblar la oferta nos va a obligar a buscar nueva carga, pero también va a obligar a España a estar preparada para esta nueva situación”, advirtió Massarotti, refiriéndose no sólo a infraestructuras, sino también a servicios portuarios y agilizar aún más toda la parte aduanera y administrativa.

García de la Guía puso encima de la mesa la necesidad de aplicar las nuevas tecnologías a facilitar y hacer más competitivo el transporte marítimo de corta distancia. “La mentalidad de hace 15 años no sirve ya. Por ello, debemos buscar entre todos los participantes de la cadena logística en el Short Sea Shipping puntos de acuerdo para crear un sistema homogéneo para todos y trabajar con información compartida”, afirmó.

Un argumento parecido utilizó Juan Carlos Arocas, que además incidió en la necesidad de que esos cambios tecnológicos sean homogéneos a lo largo de toda la cadena logística y estén regulados en todos los puertos por donde pasa la mercancía. Asimismo, advirtió que la apuesta hecha por los cargadores hace años por el TMCD podría revertirse si en unos años “debemos aumentar los costes y por tanto los precios de los servicios de transporte al no saber encontrara alternativas que hagan competitivo el transporte marítimo”.

pic
Benito Núñez y Manuel Carlier



Pilar Jurado admitió que es partidaria de aplicar las nuevas tecnologías al procedimiento aduanero, pero advirtió que esos cambios “no serán de un día para otro”. Recordó la normativa europea que se aplica y que, aunque el objetivo es agilizar lo más posible el transporte marítimo de mercancías, “se producen litigios que tienen que resolver los tribunales, por lo que deben haber siempre una base documental”.


pic
Asistentes a la conferencia


Durante la jornada hubo otras dos mesas redondas. En la primera participaron Manuel Carlier, presidente de SPC-Spain; Guillermo Alomar, director de Flota de Baleària; José Enroque Murcia, gerente de Enagás y coordinador técnico de Core LNGas hive; Álvaro Rodríguez Dapena y Rosa Antidormi, de la Comisión Europea.

En la segunda mesa redonda, enfocada al sector de la automoción, participaron Agustín Fernández, de UECC Spain; Carlos Giner, director de Gefco 4PL; Arancha Mur, directora del Área Económica y Logística de Gefco; y Francesc Sánchez, director general de la Autoridad Portuaria de Valencia.

Durante su intervención, Arancha Mur anticipó que Marruecos se ha convertido en el principal competidor de la industria española por sus costes laborales, sin olvidar China, que también cerrará el año con un crecimiento notable. Asimismo, incidió en aspectos vitales para la industria, como la conectividad terrestre, la calidad en la manipulación de los vehículos y la flexibilidad de los servicios portuarios, sin obviar aspectos como la puesta en marcha de un mayor número de tomas eléctricas o la digitalización de procesos.

pic
Fermín Rol, Mario Massarotti, Joaquín Segado y Fernando Muñoz



Carlos Giner explicó de manera breve la oferta de servicios logístico de Gefco, y afirmó que desde Zaragoza tienen la posibilidad de exportar sus productos tanto desde la cornisa cantábrica como desde el Mediterráneo.

En ese sentido, quiso recordar que la propia naturaleza de sus productos, el vehículo terminado, hace que el transporte marítimo de corta distancia “sea muy beneficioso para nosotros”.

pic
Emanuelle Thiepont, José Sáez y Ángel Molina



Francesc Sánchez puso encima de la mesa la apuesta de Valenciaport por potenciar el tráfico de mercancía rodada y en especial del tráfico de vehículos nuevos. Recalcó el posicionamiento de Valenciaport tanto en instalaciones dedicadas al movimiento de vehículos como a conectividad marítima y especificó el valor de tener dos puertos como Sagunto y Valencia con capacidad para atender estos tráficos, adelantando que Valenciaport cerrará 2018 con alrededor de 800.000 unidades manipuladas.

Asimismo, aludió a el futuro silo vertical que está construyendo Valencia Terminal Europa (Grupo Grimaldi) en el puerto de Valencia, que está listo el próximo verano y que duplicará la capacidad de la terminal. “Gracias a esta nueva infraestructura vamos a tener una gran capacidad de crecimiento. Ni en Valencia ni en Sagunto vamos a tener problemas de espacio”, remarcó.

Durante su intervención, el director general de Valenciaport aludió a la fallida reforma de la estiba.

Recordó que en 2003 se inició el proceso de liberalización, lamentando que “actualmente aún no hemos llamado a los objetivos marcados”. “Hemos perdido una nueva oportunidad el pasado año y no ha cambiado nada. Veremos cómo se pronuncia la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia”.

Finalmente, aludió al proyecto para unir la factoría de Ford con el puerto de Valencia a través del ferrocarril y la apuesta que está haciendo el puerto de Sagunto por ampliar sus instalaciones para el tráfico de vehículos y poner en marcha su nueva conexión ferroviaria.

Agustín Fernández comenzó su intervención recordando que los fletes actuales deben ser competitivos, y afirmó que la nueva normativa ambiental va a repercutir en la reducción de costes y en la reducción de escalas en los puertos, lo que llevará a concentrar la carga en líneas regulares. Aseguró que habrá que adaptarse a las nuevas necesidades del mercado.

Apostó por una reducción de costes de escala, incluyendo los servicios portuarios como el practicaje o liberando la operativa “que en estos momentos es muy ineficiente”. También denunció “los problemas que genera la Aduana” y apostó por que los puertos creen un Comité de Estudio de Costes “para optimizar la operativa portuaria”.

La clausura corrió a cargo de Benito Núñez, director general de la Marina Mercante. Apostó por acometer la reducción de costes sin restar calidad a los servicios portuarios, e instó a dar respuesta a las demandas ambientales con el objetivo de promocionar el transporte marítimo de corta distancia.

Massarotti pide a la estiba una mayor flexibilidad
El consejero delegado de Grimaldi en España, Mario Massarotti, dejó patente su preocupación por la evolución que deberán seguir los servicios portuarios a partir de 2020, y en especial hizo énfasis en la estiba.

“La estiba debe ser más competitiva”, aclaró. Tras matizar que “no queremos que nadie pierda su puesto de trabajo”, incidió en que el horario de entrada y salida de los buques en el transporte marítimo de corta distancia es muy importante, “por lo que no es comprensible que haya ocasiones en que debemos esperar a un cambio de turno de los trabajadores portuarios para poder seguir operando el buque”, tachando esta situación de “tercermundista”. Por ello, pidió a los estibadores “una mayor flexibilidad para poder dar un servicio que se adapte a las necesidades de clientes, operadores y navieras”, concluyó.