Un servicio de Valencia Marítima
Lunes, 10 de agosto de 2020


Ortiz: “El transporte por carretera es un sector altamente competitivo”
El secretario general de FETRAMA destaca que los transportistas llevan mucho tiempo haciendo sus deberes, realizando cursos para mejorar su aptitud profesional
VM, 12/09/2017

El secretario general de la Federación Provincial de Transportes de Mercancia, Francisco Ortiz, reflexiona en este artículo sobre la formación laboral.

pic
Francisco Ortiz, abogado y secretario general de FETRAMA


“Da comienzo un nuevo Curso, y con él hay que retomar y poner en valor el verdadero significado de la Formación y las consecuencias beneficiosas que lleva aparejadas.

La Ley 3/2012 de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral, hace una importante aportación en materia de Formación profesional en el trabajo, que consiste en la conversión de la Formación que se vincula al puesto de trabajo, en un verdadero derecho individual del trabajador y con este objetivo la norma incluye, dentro del derecho a la Formación Profesional en el trabajo, la Formación enfocada a la adaptación de los trabajadores a las modificaciones que afecten a su puesto de trabajo y en el caso de que tales modificaciones encierren un carácter técnico, el empresario deberá facilitarles la realización de Cursos formativos que los adapten a los cambios que se hayan operado.

El elemento común que enlaza estas novedades legislativas lo constituye la idea de que las Empresas deben potenciar la aptitud profesional de los trabajadores con el fin de desarrollar su trabajo para hacer frente a los cambios que puedan afectar a su empleo, de manera que esa aptitud profesional debe ser un elemento que vincule por igual, con la Formación, a Empresas y trabajadores de forma que corresponde a las primeras ofrecer las Acciones Formativas y Cursos y a los segundos ser diligentes a la hora de su realización y adquisición de los conocimientos que se les ofrecen. La simbiosis de ambas actitudes constituye la solución de la ecuación. Solución que se define como la empleabilidad del trabajador. Empleabilidad que como un elemento vertebrador contribuye al aumento de la productividad y, en gran medida, a convertir en más competitivas a las Empresas en el mercado actual.

Formación
Desde una perspectiva más concreta, y si nos circunscribimos al Transporte de Mercancías por Carretera, en estos momentos se puede hablar de la Formación con mayúsculas. Y es que, afortunadamente, mucho antes de que la Reforma Laboral de 2012 destacara la importancia de la aptitud profesional de los trabajadores, convirtiéndola en un derecho individual, adquirida a través de las acciones formativas reguladas en diferentes normas, los transportistas ya hacían sus deberes y venían realizando los Cursos para su aptitud profesional no solamente para el acceso a la profesión, sino también aquellos otros que han ido dotando a los trabajadores de las Empresas de Transporte de los conocimientos técnicos precisos a través de una Formación reglada, que les ha facilitado la empleabilidad a la que antes me refería, además de dotar de una mayor productividad a las Empresas en las que prestan sus servicios.

Competitividad
Hoy, se puede decir que el Sector de Transporte de Mercancías por Carretera es un Sector altamente competitivo. Competitividad que deviene como consecuencia del incremento en la productividad uno de cuyos pilares se encuentra en la Formación. Un Sector de nuestra economía que, con una aportación al PIB próxima al 5%, mantiene un buen nivel de empleo y que, además, se está recuperando después de los momentos de crisis vividos y cuyos trabajadores, también cualificados, constituyen un referente para otros Sectores de la Economía Nacional.

En definitiva, hay que hablar de Formación, y no sólo en el Transporte de Mercancías por Carretera, como un valor añadido a Empresas y trabajadores. Se debe hablar de Formación como el hilo conductor que enlaza empleo para los trabajadores y productividad para las Empresas. Una Formación firme y sin fisuras pero que, al mismo tiempo, tenga la flexibilidad necesaria que la adapte a las necesidades que tienen las Empresas de cubrir los puestos de trabajo profesionalizados, y que no esté vinculada a los vaivenes del momento ni a los colores políticos, pero que sí debe de estar dotada de medios técnicos y humanos que sean capaces de darle la importancia capital que tiene en nuestra economía. Porque, hablar de Formación es hablar de garantía de empleo y de garantía de productividad y competitividad. Hablar de Formación es hablar de futuro”.