Un servicio de Valencia Marítima
Lunes, 16 de diciembre de 2019


Setemar refuerza su operatividad en Valencia con una nueva reachstaker
Con la adquisición de la nueva maquinaria, Setemar amplía su maquinaria de manipulación para realizar todo tipo de operaciones intermodales y ferroviarias. Esta nueva incorporación se enmarca dentro del objetivo global del Grupo Alonso de apostar por la intermodalidad
VM, 23/06/2017

Las instalaciones de Servicios Terrestres y Marítimos (Setemar) en Valencia cuentan con una nueva reachstacker Hyster RS46-33 IH. “Se trata de una máquina pensada para obtener la mayor agilidad posible en operativas en las que intervienen contenedores a su máxima capacidad”, afirman desde la compañía.


pic
Setemar aumenta su dotación con este nuevo modelo de Hyster

Este equipo es capaz de elevar hasta 46.000 kilogramos de carga a una altura de 14,87 metros sin perder estabilidad ni capacidad de maniobra. Con esta reciente incorporación, el parque de vehículos para el manejo de carga y contenedores de Setemar aumenta en competitividad y eficiencia energética.

“Mayor potencia, menor consumo y total versatilidad. Estas son las principales características que han hecho de este modelo de Reach Steaker uno de los más fiables y reconocidos del mundo”, reconocen desde Setemar. Gracias a su spread telescópico dotado de sistema Piggy Back, el vehículo es capaz de manejar tanto contenedores de 20 y 40 pies como todo tipo de cajas móviles y material de carga ferroviaria.

Este modelo está provisto de un motor Cunnings QSL Diesel que cumple con la normativa internacional de Fase IV respecto a máquinas móviles no viarias. De este modo, se consigue una reducción de emisiones y una disminución del consumo de combustible de hasta un 25% respecto a la gran mayoría de modelos que operan en el sector logístico.

Esta nueva adquisición reafirma la posición del Grupo Alonso como pionero en el camino hacia la intermodalidad. A través de su plan Logístico Global, el holding con más de 50 años de experiencia en el sector, pretende una progresiva disminución del transporte por carretera sustituyéndolo por trenes multicliente y multiproducto con una alta regularidad y frecuencia.

Para ello, el Grupo Alonso proyecta conectar sus diferentes plataformas logísticas a través del ferrocarril ofreciendo el transporte de última milla mediante una flota de camiones impulsados por Gas Natural Vehicular.

Formado por un centenar de empresas distribuidas en siete áreas de negocio diferentes y más de 50 años de experiencia en el sector, el Grupo Alonso está presente en los cinco continentes a través de sus 168 oficinas. Cuenta con un equipo de más de 1.500 profesionales distribuidos por todo el mundo, y ofrece unos 750.000 metros cuadrados en instalaciones logísticas. El conglomerado factura alrededor de 650 millones de euros al año.