Un servicio de Valencia Marítima
Domingo, 21 de julio de 2019


Trasmediterranea, primera naviera del mundo neutra en carbono
VM, 08/06/2017

Trasmediterranea se ha convertido en la primera naviera neutra en carbono, que compensa todas sus emisiones de gases de efecto invernadero, dentro de su implicación en favor de la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. De esta forma, la compañía da un paso más en su compromiso de ser una empresa concienciada con la reducción de su huella de carbono, convirtiéndose en una naviera de referencia a nivel internacional.

pic
El buque “José María Entrecanales” cuenta con un nuevo motor


Por primera vez en 2016, la compañía ha compensado las emisiones de gases de efecto invernadero que no se han podido reducir mediante la adquisición de certificados de reducción de emisiones, otorgados por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y procedentes de proyectos eólicos en México.

Para determinar la huella de carbono de la naviera se han contabilizado todas las emisiones de gases de efecto invernadero de alcance I y II, de forma que están incluidas todas las emisiones directas generadas por la propia actividad de la compañía y las indirectas procedentes del consumo de electricidad y combustible y los sistemas de calentamiento y refrigeración.

La compañía mantiene un programa de actuaciones destinadas a minimizar el impacto de su actividad. Entre las medidas adoptadas por la compañía se encuentra la utilización de pintura antirrozamiento en sus buques. Desde 2011, se ha pintado el casco de ocho barcos con unas pinturas especiales que oponen menor resistencia hidrodinámica en su avance. Esta medida ha demostrado ya que son alcanzables unas reducciones en torno al 6% en los consumos energéticos y en las emisiones de CO2.

Las innovaciones de eficiencia se han aplicado también a los sistemas de propulsión. El pasado año se llevó a cabo una actualización del sistema de propulsión del buque “Jose María Entrecanales”, instalando un nuevo sistema desarrollado por Rolls-Royce que direcciona convenientemente la estela y mejora la resistencia hidrodinámica. Al mismo tiempo, se ha optimizado el diseño de las palas de las hélices, adaptándolas al nuevo sistema y mejorando aún más la eficacia de la propulsión. El resultado de estas dos medidas es un aumento en el empuje de la hélice y una disminución de la resistencia al avance, mejorando el consumo energético del buque durante la travesía y reduciendo las emisiones de CO2.